Don McCullin · Tate Liverpool

Actualizado: mar 14

Tate Liverpool presenta una gran retrospectiva del legendario fotógrafo británico Sir Don McCullin.

Desde la década de 1960, Don McCullin (n. 1935) forjó una carrera como uno de los fotógrafos de conflictos más importantes del mundo. Ha pasado su vida cubriendo guerras, hambrunas y desplazamientos en todo el mundo. Sus imágenes inolvidables y a veces desgarradoras van acompañadas de sus comentarios brutalmente honestos de las atrocidades que presenció.

.

Don McCullin Liverpool 8 1961 Tate Purchased 2012 © Don McCullin

Si bien McCullin ha sido sobre todo conocido como fotoperiodista y corresponsal de guerra, también se ha dedicado a la fotografía documental en Gran Bretaña. Para la presentación en la Tate Liverpool, la exposición mostrará fotografías adicionales que muestran escenas industriales y de la vida de Liverpool y otros pueblos y ciudades del norte durante las décadas de 1960 y 1970. Habiendo nacido en una familia de clase trabajadora en Londres, McCullin se identificó con las zonas más desfavorecidas del norte de Inglaterra.


Don McCulli, Protester, Cuban Missile Crisis, Whitehall, London 1962 © Don McCullin

McCullin también se ha visto influenciado por los paisajes de la campiña británica, particularmente Somerset, donde ha vivido durante los últimos 36 años. Los paisajes se convirtieron en un foco de atención para McCullin a partir de la década de 1980.


Don McCulli, Consett, County Durham 1976 © Don McCullin

Las fotografías más recientes de McCullin para su libro Southern Frontiers conectan las dos vertientes clave de su trabajo: conflicto y paisaje. Durante años, McCullin ha estado documentando los restos físicos del Imperio Romano en paisajes del norte de África y el Mediterráneo oriental, incluido Siria, donde regresó en 2017 para documentar la destrucción deliberada y las demoliciones realizadas por el llamado Estado Islámico. La exposición termina con estas poderosas imágenes que incluyen El teatro en la ciudad romana de Palmira, parcialmente destruida por los combatientes del Estado Islámico en 2017.