Adriana Zehbrauskas · Leica Gallery Madrid

Actualizado: oct 29

Abre de nuevo sus puertas Leica Store Madrid y gracias a ello podemos disfrutar de la exposición "Tepito" de la fotógrafa brasileña, y embajadora de Leica, Adriana Zehbrauskas.


Adriana Zehbrauskas


Tepito, conocido como el "Barrio Bravo", se ubica en el corazón de la ciudad de México. Un vasto mercado que esconde historia, tradición y una intensa, y atípica, actividad comercial. Pero sobre todo es conocido actualmente por sus problemas de violencia, delincuencia y drogadicción .Todo ello hace que Tepito sea un lugar único, interesante pero donde nadie te aconsejará acercarte.

Allí puedes comprar cualquier cosa que se te ocurra, desde el último éxito de taquilla de Hollywood, hasta un mono araña, una bolsa de cocaína o un AK-47. Es un lugar donde los asaltos y la violencia callejera son tan comunes que pasan casi desapercibidos.


Tal vez no sea sorprendente que la gente de este vecindario sufra de intensos prejuicios. Una simple mención de que eres de aquí es suficiente para fallar en una entrevista de trabajo. Pero hay otro lado del Barrio Bravo. Generaciones han nacido y crecido aquí. Hay clubes deportivos, iglesias, galerías de arte. Los residentes más viejos recuerdan una época diferente, antes de la actual afluencia de traficantes de drogas, criminales violentos y piratas, una época en la que la comunidad estaba muy unida y vivir aquí era un orgullo.


Adriana Zehbrauskas


La religión sigue siendo una parte muy fuerte de la vida cotidiana: aunque las creencias católicas tradicionales deben convivir con el poderoso culto a la Santa Muerte, una diosa esqueleto macabro cuyos orígenes se remontan al México precolombino. Es venerada tanto por los criminales como por los ciudadanos comunes, que acuden a ella para rezar por la recuperación de la salud, los objetos robados o los miembros de la familia secuestrados. Como dice un residente local: “La gente viene aquí, de todo tipo. No importa. Dentistas, asesinos, narcos, maestros, no hay ninguna diferencia. Si tal vez tienes algo con lo que no quieres ir a Dios, vienes aquí. Di que tu primo está en la cárcel. Haces una ofrenda y le pides que lo ayude. No le importa quién seas o lo que le pidas.”